martes, 6 de septiembre de 2011

METROID (NES 1986)

Bueno tras varias semanas jugando con el, ya que cuando juego a juegos con más chicha, mientras tanto hago análisis de juegos más pequeños.

En esta ocasión traigo una de las piedras angulares de Nintendo, uno de esos juegos que tiene historia para largo y secuelas para aburrir. Pero yo me detengo en este primera parte de lo que seria conocida como la primera aventura (cronológicamente hablando) de Samus Aran.

Demos paso a la historia.

CULTURILLA


Una serie de videojuegos de acción y aventura de ciencia ficción creado por  Makoto Kano y  Hiroji Kiyotake allá por 1980. Más tarde seria dirigido por Gunpei Yokoi y distribuido por Nintendo.

La producción de este videojuego comenzó a mediados de 1980 cuando un equipo de Nintendo inicio un proyecto de desarrollo de dos juegos. Uno serie Kid Icarus y el otro Metroid.

Desde el lanzamiento del primer juego de la serie en 1986 la saga ha tenido 11 títulos repartidos por la mayoría de los sistemas de Nintendo, excepto en la Nintendo 64, esta consola solo pudo ver a Samus en el Smash Bros.

HISTORIA DEL JUEGO

La historia del juego nos cuenta que los piratas espacial, una raza especial originaria del planeta pirata. Se dedicaban a conquistar cualquier planeta que se les pusiera a tiro. De esta forma, cuando estaban en el planeta SR388 descubrieron la raza Metroid, unos organismo depredadores que se asemejan a las medusas, que poseen la habilidad de matar a las personas absorbiendo su energía. Los piratas los usaron como soldados para sus terribles planes.

Samus Aran (protagonista del juego) nace como una persona normal en el planeta K-2L. Hasta que un día fue invadido por los piratas espaciales. Que aniquilaron a todo ser vivo incluidos los padres de Samus.

Samus fue encontrada tiempo después por una raza alienigena-pajaro llamada los Chozo que la llevaron a su planeta. La inyectaron ADN para que su cuerpo fuera más estable a las distintas atmosferas de los planetas. Después la entrenaron como guerrera y le dieron un exoesqueleto mecánico denominado como Power Suit.

De esta forma Samus se alista en la policía de la federación galáctica para así estropear los planes de los piratas espaciales.

JUEGO

Sistema clásico de juego en 2D con plataformas. En aquella época Nintendo tenía la curiosa forma de hacer los juegos con una libertad pasmosa. De esta forma como ocurría con The Legend of Zelda (mi primer análisis), Metroid deja una libertad total al jugador a través de sus laberínticos niveles para así encontrar las diferentes items que harán que nuestra armadura sea más poderosa.
 El control es simplemente increíble, no solo por lo sencillo que es sino por la respuesta de su manejo en la acción. Es pura intuición el llevar a la protagonista por los diferentes lugares evitando que nos golpeen. Por que, y lo digo en serio, si practicas muchos y eres muy fino eres capaz de sortear todos los obstáculos y enemigos sin que apenas te quiten barra de vida.

A lo largo del juego vas enfrentándote a los distintos tipos de enemigos y jefes finales hasta encontrarte con la mala del juego. Mother Brain. Un enemigo, que desde mi punto de vista y según como llegues de nivel, demasiado fácil para toda la tortura que pasas hasta llegar a ella.
 El final era de lo más original para su época ya que al matar a Mother Brain se activa una cuanta atrás de autodestrucción de tres minutos en la que nosotros tenemos que escapar de ese lugar.
MUSICA

Hirokazu Tanaka es el compositor de esta genial banda sonora que pega como anillo al dedo. Ya solo desde el principio la corta melodía de comienzo. O luego los diferentes temas que van sonando de pantalla en pantalla y que cambian cuando entras a otro sector.

FINALIZANDO


Y terminó este análisis no sin antes recomendar a todos aquellos que no lo hayan jugado, que no pierdan más el tiempo y que prueben esta maravilla. Si mal no recuerdo aquellos que tengan Metroid Prime para Game Cube pueden desbloquearlo como extra.

Muchas gracias y hasta el próximo vintage.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada